3 palabras que te impiden avanzar, y qué hacer con ellas

Si estás en la lista de correo de Quiérete mucho es probable que ya hayas completado el cuestionario con las 10 situaciones que revelan tu actitud ante la vida.

Quizá recuerdes entonces que hay algunas palabras que te posicionan en un lugar que no te permite avanzar. 

Esas palabras son:

TENER QUE (en todos los tiempos verbales y personas) 

NO

PERO 

En la tendencia al uso de estas palabras te posicionas como una persona a la que le cuesta mucho decidir y tiene un sentimiento constante de culpabilidad. Porque en el fondo hay temor a no ser aceptado o incluso rechazado o “regañado”.

Desde allí es muy difícil actuar. 

Y por el contrario, es muy fácil encontrar excusas para no afrontar situaciones ni consecuencias de la no-acción.

Esto es lo que al final trae a tu vida una sensación de dependencia y vulnerabilidad que te impide acceder a quien eres.

Aunque también existe otra posibilidad

Me refiero a que puedes generar un cambio que te saque de esta situación, empezando por hacerte consciente a través del uso del lenguaje.

Por eso hoy te quiero proponer alternativas a estas palabras:

Reemplaza TENER QUE  por QUIERO, te ayudará a definir lo quieres hacer, a conectar contigo y lo que sientes, te permitirá ver  lo que quieres más allá de lo que tengas que hacer. Esto es un gran cambio en sí mismo.

Cuando sientas la necesidad de usar NO, busca sinónimos para expresar lo que quieras expresar sin el NO.

Has este ejercicio conmigo: cierra los ojos y respira de forma muy consciente, mientras en voz alta te dices “tengo que levantarme”… ¿Cómo te ha resonado en el cuerpo?

Ahora cambia la frase.

Cierra tus ojos, respira de manera consciente y di “quiero levantarme¿notas la diferencia? Porque al fin y al cabo, vas a acabar levantándote, así que ¿qué mejor que hacerlo desde tu fuerza y no desde el rechazo?

Y por último, en vez de PERO utiliza AUNQUE

Es una pequeña acción que implica un cambio enorme de posicionamiento mental, porque al evitar el uso de PERO te sales de la excusa y el victimismo. 

Porque cuando la reemplazas por AUNQUE, tu visión ya no está ensimismada en una situación, sino que se abre a las múltiples posibilidades que existen para ella, y como resultado tu perspectiva se amplía.

Hagamos una prueba: 

Di en voz alta, es cierto que he avanzado PERO todavía me queda mucho. Ahora, prueba a decir: AUNQUE me quede mucho por recorrer, es cierto que he avanzado.

¿Te ha sonado diferente? ¿Lo has sentido?